Los trabajos de fumigación son importantes porque está comprobada su efectividad para acabar con plagas de insectos y parásitos con la ayuda de insecticidas en distintas presentaciones: líquidos volátiles o gaseosos.

Debido a que las plagas son portadores de enfermedades y daños a la salud se necesita de especialistas para terminar con ellas, técnicos que conozcas de los químicos utilizados para no perjudicar, tampoco, la salud de quienes habitan un inmueble.

Las plagas de insectos son perjudiciales para seres humanos, plantas cultivadas, animales domésticos, animales de cría, etc. Es posible acabar con ellas por medio de distintas técnicas de fumigación que son:

Fumigación con líquido: es muy común y altamente efectiva para acabar con insectos. No representa daños para personas y son totalmente inodoros.

Fumigación con gel: se aplica gel en puntos estratégicos y en pequeñas cantidades debajo de electrodomésticos y aparatos electrónicos. El gel está compuesto de hormona sexual de chiripas y cucarachas para atraer a los insectos.

Fumigación con gas: es utilizada para el control de insectos voladores y controla de inmediato a cualquier plaga. La desventaja es que es necesario despejar el área por al menos cuatro horas.

Fuente: parquesalegres.org